viernes, 31 de agosto de 2018

Trincheras de las Morras del Cuzna - Villanueva del Duque

En la N-502, desde Espiel hasta Alcaracejos y una vez salvado el río Cuzna, encontramos los restos de estas trincheras republicanas, enclavadas en uno de los cerros que forman el paraje denominado Morras del Cuzna.
Aunque en la siguiente imagen tomada de Google Earth, aún se aprecia su trazado, hoy en día recorrerlas es casi imposible. La maleza lo inunda todo, y  gran parte de su recorrido está colmatado. Asimismo, al haber sido una zona de explotación minera, es particularmente peligroso por la presencia de pozos, galerías y otras construcciones apenas visibles.
Al compararla con una imagen aérea de los años 50, podemos observar algún detalle más.
En la parte baja de la trinchera encontramos éste habitáculo que pudo formar parte del complejo minero ya existente antes y que pensamos que fue utilizado como polvorín o refugio antiaéreo pues está comunicado directamente a la trinchera.
Entrada.
Desde el interior.
En los primeros días de marzo de 1937 comenzó la ofensiva nacional sobre el valle de los Pedroches. El día 15 del mismo mes, el teniente coronel Baturone entraba en Alcaracejos cruzando el río Cuzna y las Morras, rebasando este enclave.
Zigzagueo típico de trinchera.
 Nos llamó la atención la cantidad de pozos de tirador en trinchera que aún se dibujaban en la parte reconocible de la misma.
La maleza ocupa el lugar de los tiradores.
La línea de trinchera camina parte del trayecto en paralelo a los restos de las explotaciones mineras que desde tiempos romanos han existido en esta zona. Con toda seguridad estos túneles, galerías y pozos se utilizaron por parte de la tropa allí emplazada.
Restos de explotaciones mineras.
Una vez fracasada la ofensiva nacional, y terminada la Batalla de Pozoblanco, esta línea sería de nuevo recuperada para la República. Desde estas alturas se controlaban gran parte de las posiciones franquistas, Cerro Sordo, el Viñón, etc.
A los pies de la trinchera, el Cuzna.
A su izquierda, la carretera de Alcaracejos.
Frente a él, las posiciones enemigas, destacando
en el centro, Cerro Sordo.
Refuerzo de piedra sobre trinchera.
Refuerzo de piedra. Detalle.
Algunas imágenes más de lo que aún se adivina como trinchera. La naturaleza, como siempre, va recuperando lo que le pertenece.
Por último, agradecer a Bartolomé Rodriguez que nos descubriera y guiara en esta ruta, así como en otras que ya os iremos mostrando más adelante. Muchas gracias Bartos.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Refugio antiaéreo del aeródromo de Hinojosa - Hinojosa del Duque

Como ya sabemos, la aviación jugó un papel muy importante durante la Guerra Civil, empleando técnicas que después se pondrían en práctica durante la II Guerra Mundial. Hoy visitamos un refugio antiaéreo, última huella del aeródromo republicano de Hinojosa del Duque.
Techo abovedado
Poca sabemos de este aeródromo en particular. A fecha de hoy solo tenemos localizado este refugio en forma de U, similar a otros ya visitados y que presenta dos entradas. 
Entradas al refugio
Los dos accesos han sido sellados a posteriori para evitar accidentes y vandalismo, pero en la actualidad presentan este estado. Serviría de refugio a la tropa destinada en este aeródromo.
El acceso al interior lo realizamos ayudados por frontales que nos dan luz artificial, cascos, guantes, y mucha precaución. El enlucido de la pared no muestra mucho deterioro tras 80 años de existencia.
La entrada vista desde abajo. Sin luz artificial, el panorama cambia mucho.
Desgraciadamente, y a pesar de los intentos de cegar las entradas, nos encontramos con esto.
Ya en los pasillos comprobamos que el suelo estaba inundado, algo con lo que no habíamos contado al planear nuestra incursión, no pudiendo recorrerlo en su totalidad al no llevar las botas de agua.
Acceso al pasillo central desde
nuestra entrada
Pasillo central
A continuación, algunos detalles de su construcción.
Ante la imposibilidad de llegar hasta el otro acceso por el agua, toca volver por la misma entrada.
Aspecto que presenta hoy en día el exterior.

Al no poder recorrerlo entero y con detalle, y teniendo pendiente otras visitas a Hinojosa, es nuestra intención volver de nuevo a él, y actualizar esta entrada con todos los datos.

martes, 31 de julio de 2018

Vales y billetes de la Guerra Civil - Colección Particular.

En nuestra visita a Bujalance y de la mano de Miguel Vilches, pudimos conocer la interesante colección de vales locales y billetes de la Guerra Civil de Juan Francisco Guerrero Mateo que abarca todo el país, pero nosotros, como botón de muestra, nos centraremos en los de nuestra provincia.
En "La Guerra Civil en Córdoba (1936-1939)" F. Moreno Gómez refleja el extracto de una entrevista de "SOLIDARIDAD OBRERA" a Francisco García Cabello, líder anarquista de Bujalance, en la que éste expresa:

"Durante los primeros días se daban vales para poder adquirir lo que se necesitaba. Más adelante se hizo este papel moneda (el cual nos enseña) y ahora hemos adoptado la fórmula del carnet de productor. Hasta ahora esto es lo mejor que hemos puesto en práctica"

Estas transformaciones duraron poco tiempo. Bujalance cayó en diciembre de 1936.
El uso de los vales se debió principalmente a la escasez de moneda fraccionaria, que tendió a "desaparecer". Las monedas de plata y cobre tenían más valor que el papel moneda. Además, posteriormente, las monedas de cobre se usaron para convertirlas en material de guerra. Hubo también pueblos en los que el comunismo libertario abolió el dinero. 
Ya en 1937, los Consejos Municipales (Ayuntamientos) solicitan al Gobernador Civil permiso para emitir vales entre 0,50 cts y 5 ptas que ayuden a facilitar el cambio. El Gobierno permitirá estas emisiones como medida provisional mientras soluciona el problema de la moneda fraccionaria. Esto no ocurriría durante toda la guerra.
Vales emitidos por la C.N.T.
Reverso
A continuación, billetes emitidos por las localidades de Pozoblanco y Conquista.
Algunas curiosidades.
Por último, os muestro algunas tomas representativas que corresponden a otras provincias.