domingo, 8 de abril de 2018

Huellas del bombardeo - Bujalance

El bombardeo sobre ciudades, tan extensamente desarrollado durante la II Guerra Mundial, tuvo su campo de pruebas en España. Durante la Guerra Civil, Córdoba y su provincia sufrieron multitud de ataques aéreos.

Torre de la Iglesia de San Francisco. A su
izquierda observamos las huellas de la ráfaga de
una ametralladora

Especialmente dramáticos fueron los de Cabra, El Viso, Pozoblanco, la propia ciudad de Córdoba, etc. Bujalance también fue víctima de esos ataques aéreos. El que llevó a cabo la Legión Cóndor alemana sobre esta localidad el 14 de diciembre de 1936 fue terrorífico y sus huellas aún perduran.

La ráfaga, sin duda estaba dirigida a la Torre,
donde se encontraría algún tipo
de defensa
En detalle. Los Junkers 52 reconvertidos en
bombarderos, emplazaban ametralladoras MG.
Consultado con un especialista, estas marcas
podrían corresponder a un calibre mayor
El capitel de la Torre presenta también las huellas
de dos disparos, probablemente "tirando al blanco"
desde abajo

Siguiendo nuestro recorrido por Bujalance, encontramos en la fachada del Hogar del Pensionista, 81 años después, rastros del horror que se vivió aquel día


En la fachada principal aún se encuentran las marcas producidas por la metralla, y su posterior saneamiento


En las siguientes imágenes, detalles del deterioro provocado en los marcos de puertas y ventanas, que aún permanecen visibles.


En Bujalance, el 14 de diciembre de 1936, coincidiendo con el inicio de la llamada "Campaña de la Aceituna" se tiraron más de 100 bombas de 50 kg según Stefanie Schüler-Springorum, autora de "La guerra como aventura", libro sobre la participación de la Legión Cóndor en la Guerra Civil. Moreno Gómez cifra el número de víctimas mortales en 100. Testimonios posteriores de un piloto de la Legión Cóndor nos dicen lo siguiente:

"Casi todos los pueblos están destruidos; muchos
están literalmente en ruinas. El que peor aspecto
presenta es Bujalance: no hay ni una sola casa en
pie; de la mayoría sólo quedan paredes aisladas...
como si un loco hubiera arrasado todo con un
hacha... nunca había visto una imagen igual de
destrucción. Sólo se ven algunas personas, casi
todos viejos o mujeres que se negaban a abandonar
el lugar donde habían nacido hace tantos años.
Deambulaban con el rostro decaído y desconcertado
por entre las ruinas como sombras de lo que
habían sido antaño."


Imágenes de la calle San Pedro tras el
bombardeo

La casa del poeta y pintor bursabolense Mario López también conserva huellas de aquel fatídico día.



La explosión en la calle derribó la puerta principal, mostrando los azulejos del zaguán los efectos de la deflagración. 


Detalle de los parcheados posteriores.
En una de las ventanas se observan daños provocados
por la metralla.


A lo largo de nuestro recorrido visitamos lugares de los que se conservan fotografías de la época tras el bombardeo y que en otra ocasión, con una luz más adecuada fotografiaremos para mostrarlas junto a las originales de 1936.



Tras el bombardeo del día 14, Bujalance fue tomada por las tropas del Requeté del Tte. Coronel Redondo sin apenas resistencia.


Imágenes de la calle San Pedro en la
actualidad

Muchas gracias a Miguel Vilches por su asesoramiento y guía para realizar esta entrada, y por ayudarnos a conocer lo que Bujalance muestra, y también lo que esconde, sobre esa etapa de nuestra Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario