martes, 23 de octubre de 2018

Trincheras del Maúllo - Sierra de Huétor (Granada)

Durante los 3 años que duró la guerra, la provincia de Granada quedó dividida. Había una línea de frente que partía desde Motril, cruzaba Sierra Nevada y la Sierra de Huétor, y llegaba hasta Jaén, el Valle de los Pedroches y Extremadura.
Vistas desde una de las dos troneras
del nido de ametralladora,
protegida hoy en día por un herraje.
Así pues, en la sierra de Huétor encontramos posiciones republicanas y franquistas. Hoy nos detenemos en las Trincheras del Maúllo, unas de las que mejor se conservan y de las más conocidas.
Foto aérea actual, donde se aprecia todo
el entramado de la fortificación.
 Situado en la cima del Cerro de Fuente Fría, a unos 1300 msnm encontramos este conglomerado formado por trincheras, parapetos, puestos de observación y tiro, un nido de ametralladora y un puesto de mando.
Trincheras excavadas en el suelo.
Línea de parapeto.
Línea de parapeto.
Puestas en valor por la Asociación para la Promoción Económica del Arco Noreste de la Vega de Granada "Alfanevada", el día de nuestra visita, la señalética  se encontraba en muy malas condiciones, víctima del vandalismo y la climatología.
Cuentan que el nombre "Maúllo" deriva de la forma de comunicarse que tenían las tropas franquistas allí instaladas, imitando los maullidos del gato montés.
Uno de los puestos. Al fondo Huetor Santillán.
Estas trincheras formaban parte de las últimas líneas defensivas de Granada capital, en manos de los sublevados y situada más hacia el sur.
Seguimos nuestro recorrido.
Detalle de otro puesto. Al fondo se observa
parte del nido.
Llegando al nido.
En el interior del nido, a pesar de su colmatación, aún se conservan la mesa de ametralladora y grafitis de la 20 compañía de zapadores que participó en su construcción.También, desgraciadamente, podemos ver otros tipos de grafitis más contemporáneos.
Interior del nido, con mesa de ametralladora y
 dos troneras. Sobre la mesa "20 CIA
DE ZAPADORES"
En la pared del nido.
 Continuamos entre pasillos, parapetos, escaleras, puestos de observación y hormigón.
En la parte inferior del puesto,
desagüe para evitar el agua.
En la parte más alta y dominando el complejo encontramos el puesto de mando.
Detalle del suelo.
Las huellas delatan que tuvo algún tipo
de techumbre.
Detalle del interior del puesto
de mando.
Puesto de mando. Al fondo, el nido.
Llama la atención la cantidad de grafitis que podemos encontrar mirando con detalle. En los más elaborados encontramos la firma de Ganivet.
Detalle de fecha y firma.
El sendero señalizado "Cerro del Maúllo" parte desde las proximidades del Centro de Visitantes Puerto Lobo y nos lleva hasta las trincheras, aproximadamente unos 2km. 
Forma parte de un conjunto mayor denominado "Sendero señalizado itinerario de las trincheras" en el que podemos recorrer gran parte de las posiciones ubicadas en el frente de la Sierra de Huétor, con un recorrido aproximado de unos 22 km.
Una gran iniciativa para conocer nuestra Historia en vivo y en contacto directo con la naturaleza, haciendo así más atractiva la oferta turística de la Sierra de Huétor para los cientos de senderistas y aficionados a la historia que la recorren cada año.
Iremos mostrando las distintas posiciones catalogadas en toda la Sierra de Huétor y dando más detalles al respecto.
Un último vistazo a la fortaleza, integrada
totalmente en la montaña.


jueves, 11 de octubre de 2018

Trincheras de la Colodra - Pozoblanco

Hoy recorremos otra línea de trincheras republicanas, situada a pocos km de las posiciones franquistas de la Loma de Buenavista y que se encuentran en el término municipal de Pozoblanco.
Vistas de las posiciones sublevadas
desde uno de los nidos de ametralladora.
Más hacia el sur y cercanas a éstas, ya visitamos otras a las que llamamos "trincheras republicanas". También próximas y hacia el oeste encontramos y recorrimos en su día las "trincheras de la 25". Más al norte hemos visitado las  trincheras de Cerro Castillo y del Cerro de la Cruz del Credo. Al sur, además de la Loma de Buenavista, recorrimos las que llamamos "Posiciones en el Frente Norte". Estas dos últimas, del Ejército sublevado. Con todos estos datos nos vamos haciendo una idea clara del tremendo choque que supuso la Batalla de Pozoblanco en torno a la carretera de Villaharta a Pozoblanco. Más adelante localizaremos todos estos vestigios en un mapa.
En la siguiente imagen aérea tomada en los años 80 aún puede dibujarse meridianamente el trazado de las trincheras, fosos y casamatas.
Nuestro recorrido se inicia en unas pequeñas casamatas, de las que ya solo quedan algunos muros en pie, y de las que parten las trincheras que nos disponemos a seguir.
Restos de casamata.
Restos de casamata.
Restos de muro semienterrado.
Continuamos por un zigzagueo típico de trincheras, excavadas en la tierra y sobre la piedra, que suele terminar en un nido de ametralladora con varios pozos os de tirador en el camino.
Bifurcación ramal de trinchera.
Detalle de zigzagueo en trinchera
excavada sobre piedra.
Pozo de tirador en trinchera.
Pozo de tirador.
Restos de un nido de ametralladora
donde finaliza una de las trincheras.
Con Aggeo oteando el horizonte nos hacemos
una mejor idea del tamaño de este otro nido.
Nido visto desde arriba.
Dentro del trazado que marcan estas posiciones encontramos una cortijada, que no llegamos a identificar como parte de estas construcciones. Divididas en dependencias pequeñas albergan varias chozos, y lo que parece una gran cuadra exterior para ganado. Quizás pudieron ser utilizadas en estos días con fines bélicos, o construidas ex profeso para ello, pero no tenemos constancia. Ni sabemos si su construcción es posterior.
Vista frontal de parte de la cortijada.
Uno de los chozos mayores presentaba estos
agujeros, que en principio nos hizo pensar en
 aspilleras, pero están demasiado juntas
 y demasiado bajas, ¿tal vez
 para sujetar camas o algo así?
Parte de la cortijada vista desde arriba.
Una de las entradas que no está sellada.
Una vez inspeccionada la cortijada, continuamos ligeramente hacia el noroeste a lo que nos parece una línea más de retaguardia, con varios fosos que serían utilizados como descansaderos, y algunos restos de casamatas integradas en el recorrido.
Restos de casamata.
Las trincheras presentan formas más suaves
en esta zona.
Restos de foso. ¿Descansadero?
Encontramos también una especie de construcción algo mayor, mitad construida piedra sobre piedra y mitad aprovechando la protección de la roca ya existente.
Y seguimos el trazado de la trinchera que se convierte en intermitente por el colmatado de las mismas y la vegetación.
Parapeto piedra sobre piedra.
Y llegamos al final por hoy.