miércoles, 17 de mayo de 2017

Fortines de Peña Tejonera - Sierra Tejonera (La Granjuela)

La Sierra Tejonera, en La Granjuela, y dentro de lo que se llamó el Frente de Peñarroya, fue escenario de duros enfrentamientos durante la guerra. Tras la contraofensiva republicana de la Batalla de Pozoblanco en abril de 1937, fue una de las líneas donde los franquistas se hicieron fuertes defendiendo Peñarroya.

Nido nº1 Cubierto. Con dos accesos (flechas rojas)
y dos troneras para ametralladora.

Los fortines se extienden solapados a la Peña a lo largo de su frente norte.

1º) Nido nº1
2º) Nido nº 2
M) Mirador Artificial
3º) Nido nº 3

Hay constancia de importantísimos combates en Septiembre de 1937, que se 
prolongaron durante todo el otoño, pero sin resultados positivos para la República.

Bajo la flecha roja, un mirador artificial, usado
probablemente como observatorio.
Sobre la flecha azul, el nido nº 3, con una sola tronera.

En la que fue una de las más duras batallas (y la última ofensiva republicana de la guerra, la Batalla de Peñarroya - Valsequillo) también fue Sierra Tejonera uno de los principales enclaves donde los franquistas pararon el empuje republicano.

Nido nº 2. Un solo acceso y una sola tronera.

Por testimonios de vecinos de los caseríos cercanos, sabemos que esta Peña cambió varias veces de dueño, incluso el mismo día. La orientación de estas fortificaciones, con la línea de fuego hacia el norte y Peñarroya a su espalda, indica que son franquistas. Por el tipo de construcción las podemos fechar entre
1938 y 1939.

Detalle del nido 2, y parte de la Peña que hace de base.

El acceso hacia los nidos se realiza a través de parapetos enlazados con pasillos abiertos en la propia roca y trincheras de las que ya apenas queda rastro.

En esta imagen podemos observar uno de los parapetos
que servían de protección para llegar al nido 3.

Este parapeto enlaza con una trinchera ya desaparecida,
y a través de un pasillo natural en la roca nos lleva hasta
el nido nº 1.

La cima de la formación rocosa, hoy tomada por la maleza, ofrecía pequeños refugios, puestos de vigilancia, pasillos naturales que hacían de improvisados parapetos, etc.


La flecha nos indica el mirador artificial

Desde la cima, con más detalle, el mirador artificial,
y el nido nº 3

En la cima, otra buena posición.

Aunque en principio la construcción de estas fortificaciones pueda parecernos algo más tosca de las que hemos visto en otras entradas, ello solo obedece al reciclaje que se pretende con la formación rocosa donde se asientan.


El nido nº1 busca el camuflaje colocando piedras del lugar
en su techo.

Acceso al nido 2.


En esta imagen, tomada desde el nido 3, se observa
con más detalle el mirador.

El nido que hemos llamado 1, es en el que más se aprecia esta fusión con la roca.


Obsérvese el acceso abierto sobre la roca.

Restos del parapeto que enlaza con el nido nº 1

Detalle de uno de los accesos al nido 1 y de una de
sus troneras.

 La gran cantidad de piedras sueltas que encontramos, señala que debieron existir más fortificaciones auxiliares del tipo viviendas, cuadras, trincheras, etc. hoy ya desaparecidas. En la siguiente imagen la cara posterior de la Peña.




Os dejo un pequeño vídeo para que os hagáis una idea mejor. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario